Select Page

Tuve la grandiosa oportunidad de vivir la experiencia de Esrah por ambos lados, tanto como estudiante de alemán como profesora de francés. En ambos lados me sentí bienvenida y como parte de una familia. Es un ambiente acojedor lo cual es un elemento importante para aprender ya que uno se siente en verdad cómodo, con una libertad de expresar sus dudas e inquietudes no sólo acerca de la lengua si no también de la cultura. Estoy muy agradecida ya que lo que aprendí de alemán lo estoy aplicando para mi vida aqui en Viena.